En esta entrada vamos a ver cómo influye nuestra boca en nuestro rostros. La boca, al igual que la nariz y los ojos es lo primero en lo que se puede fijar una persona cuando entablamos una conversación con ella. La razón de esto es porque todos ellos forman parte de nuestro rostro y es la zona a la que se mira cuando hablamos con alguien.

La forma de la nariz, su anchura o su arco es algo con lo que nacemos, o que se modifica tras algún tipo de traumatismo, pero puede solucionarse mediante alguna operación de cirugía estética. Los ojos es algo que es dificil de modificar con cirugía estética hasta que la edad hace mella y puede ser necesario una reconstrucción de párpados por ejemplo o blefaroplastia. Sin embargo la boca y los labios es algo que mucha gente piensa en cambiar ya que son operaciones poco complicadas y pueden hacernos tener un gran cambio en nuestra boca.

Ya hemos hablado de belleza plástica…

Pero en esta entrada no vamos a hablar de los tipos de operaciones que pueden hacer mejorar nuestro rostro sino de como tener una boca bonita, y por tanto un gran rostro simplemente cuidando nuestra higiene bucodental.

Podemos mejorar nuestro rostro gracias a las operaciones de cirugía estética. Pero los dientes son los mismos que los que teníamos con 10 o 12 años y estarán con nosotros hasta el final de nuestros días. Si no los cuidamos a diario, se afearán e incluso podemos llegar a perder la dentadura, o al menos alguna pieza dental. esto hará que la gente se fije directamente en nuestra boca mellada y de una sensación muy desagradable.

Por suerte para nosotros, los clientes, hay un curso higienista dental barcelona y en otras muchas comunidades autónomas que forman profesionales capaces de poder ayudarnos con nuestros problemas en la dentadura. Esto debemos cuidarlo desde que somos pequeños y debemos trasmitírselo a nuestros hijos para que tomen como hábito el lavado de dientes al menos dos veces al día, aunque se recomienda hacerlo después de cada comida.

¿Qué problemas bucedentales podemos tener?

Son muchos los problemas bucodentales que puede tener una persona que no ha cuidado su higiene durante un tiempo prolongado de tiempo. El mal aliento es el primero de los problema de los que debemos hablar. Si no lavamos los dientes después de cada comida, o incluso si vamos al colegio o a trabajar sin haber lavado los dientes y el resto de la boca después de toda la noche harán que nuestro aliento sea desagradable y la única manera de arreglarlo por completo es realizando un correcto limpiado de dientes.

El más habitual, desde que somos pequeños es la aparición de caries, que pueden no tener más consecuencias que las de colocar un pequeño empaste que tape el problema generado. Las caries pueden derivar en endodoncias, mucho más problemáticas-

Lo más importante de todo es que todos y cada uno de los problemas bucodentales ocasionados por una falta de higiene pueden ocasionar la pérdida de la pieza dental, lo que nos obligará a reponerla por medios artificiales para que nuestra dentadura no se vea afectada.