La fototerapia es una disciplina que apunta a corregir los trastornos provocados por el desfase horario y el efecto del paso del tiempo sobre nuestro cuerpo, y que afecta principalmente ala cara y el escote. Por eso hablaremos en esta entrada de la fototerapia antiedad.

Seguramente alguna vez te has tenido que plantear algunas de estas preguntas. Cambió de horario de trabajo y tiene el sueño alterado?, ¿realiza largos vuelos constantemente y se siente cansado y confuso?… La solución a sus problemas es la luz, más precisamente, una breve terapia de exposición a exactas dosis de luz intensa.

Conocido como fototerapia, el tratamiento rápidamente ajusta nuestro reloj biológico, cambiando en menos de tres días el patrón individual de sueño, digestión, humor y rendimiento físico alterados por un brusco cambio de horario. La temperatura corporal, el hambre y el sueño son algunas de las funciones fisiológicas que siguen un patrón llamado ritmo circadiano, que responde al ciclo diario de luz y oscuridad.

Para la mayoría de nosotros, por ejemplo, la temperatura del cuerpo alcanza un valor mínimo a las 5 de la mañana. Como usualmente a esa hora dormimos, la baja no interfiere con nuestro rendimiento físico y mental. Pero muchas personas están en pleno trabajo cuando su cuerpo alcanza sus mínimos valores metabólicos.

Científicos del instituto Shift Work Systems de Cambridge, en los Estados Unidos, expusieron a los trabajadores nocturnos a una cantidad fija de luz extra. La dosis es de 5000 lux, algo así como 20 veces más luminosidad que la artificial del lugar del trabajo, y 20 veces menos que la luz de un día soleado.

Los suplementos de luz reacomodaron la fisiología de estas personas de tal modo, que su estado óptimo se alcanzó durante su horario de trabajo. Para complementar el efecto, se prescribe a los trabajadores el uso de lentes oscuros cuando conducen a la mañana hacia sus casas, y se les recomienda dormir a una hora establecida, en la más absoluta oscuridad.